Motivación, Caos, Empatía ¿Relaciones imposibles?

El otro día tuve un debate francamente interesante en uno de mis grupos de LinkedIn de referencia en cuanto a conversaciones que merecen la “alegría”, Business Productivity Leadership, con una persona con quien es sumamente enriquecedor y estimulante debatir, Miquel Nadal, por su gran preparación técnica y por estar al día de nuevas teorías y estudios que se están llevando a cabo respecto a Motivación y su relación con la productividad, entendida como optimización y mejora de procesos y su impacto en márgenes.

Dicha conversación me ha llevado a reflexionar sobre la cantidad de teorías que surgen y en las “nuevas varas de medir” (caoticidad) cuando, sinceramente estoy convencida de que nuestro esquema básico motivacional ya lo conocemos (Maslow)….

Con todo mi respeto a las nuevas teorías, en las que la causa-efecto se ha ¿desestimado? porque ¿se encuentra en todo el proceso? … desde mi perspectiva la causa-efecto es la base de nuestra motivación, al menos de la mía (además de ser mi técnica de aprendizaje: qué “comportamientos” propiciaron qué, porqué …. qué quiero lograr, qué he de modificar, reforzar, eliminar o incorporar …), otra cuestión es que debiéramos actualizarla a la nueva realidad emocional e incorporar “los efectos mariposa” que vamos descubriendo:

300px-Pirámide_de_Maslow.svg

1ª base de la pirámide (de Maslow): causa externa supervivencia “física” – interna supervivencia “emocional”

Sus efectos se verán en cómo lo llevamos a cabo. Ante una titulación y trayectoria laboral similar, podría ser:

– base emocional nula o 0.0: Valores 0. Confunden “legalidad” con “ética”. El fin justifica los medios: corrompibles (ya sean corruptores o corrompidos). En su mejor versión, muchas formas y pobres contenidos.

– base emocional pobre o 1.0: preponderancia de factores externos de motivación; foco en el reconocimiento externo, en el negocio (remuneración) y en el puesto. Desconexión de “realidades” …

Un ejemplo:

Hace tiempo hice un assessment a un “alto potencial” que tenía una de las mejores técnicas asertivas con las que me he encontrado … con una autoestima sólida basada en hechos pero en factores “externos”, (logro y reconocimiento = puesto) y francamente desconectado de las implicaciones de sus acciones (hablaba de cómo había preparado financieramente una empresa en la que había trabajado para su salida a bolsa, como si se tratara de un juego de monopoly, muy triste) ….

… una persona que tenía un conocimiento teórico preciso de que necesitaba desarrollar la empatía y una preparación que le dotaba de recursos para ello (ojalá lo haya logrado, porque enderezando su autoestima un poco y desarrollando su empatía, un líder ganador). 

¿Donde los encontramos más facilmente? En profesionales que carecen de la base de trabajo de campo; entendiendo por trabajo de campo, ser pinche antes que chef. Han sustituido experiencia por títulos.

En su mejor versión, como en este caso, construyen ambientes asépticamente productivos y son ¿jefes justos?

– base emocional media 2.0: Equilibrio entre la orientación a procesos y la orientación a personas.

Este tipo de directivos saben por experiencia que los mejores resultados los consiguen con sus equipos, conocen sus puntos fuertes y áreas de desarrollo y, ante la duda, apuestan por ellos y asumen el reto de ayudarles.

Son buenos jefes y pueden llegar a ser líderes (*).

Consecuencia: logran resultados en calidad y cantidad y equipos cohesionados y con una misma meta.

– base emocional óptima 3.0: Al punto anterior, incorporan la función social de la empresa y su impacto en el medio ambiente.

Rompen paradigmas sociales y medioambientales: Cuanto mejor nos vaya a todos y mejor cuidemos nuestro entorno, mejor nos irá a todos.

Líderes.

(*) entendiendo como líder aquella persona que sabe hacer converger y conciliar intereses, encontrando soluciones 360º.

Es decir, en vez de profundizar en las posibilidades “3D” de la pirámide de motivacional de Maslow, comprender cómo funciona en sí mismos y en otros y su traducción a comportamientos/actuaciones específicos del día a día y actualizarla, mi impresión es que siguen viéndola como “teoría” sin relación directa o poca relación con nuestros hábitos y comportamientos diarios o buscan “estudios” que justifiquen sus propias “teorías”.

2ª base: perspectiva de futuro ….

¿Motivación? ¿Caos? ¿Profesionales desmotivados porque vivimos en el “Caos” y la incertidumbre que ello produce?

¿Qué es el caos?

Según la RAE:

(Del lat. chaos, y este del gr. χάος, abertura).
1. m. Estado amorfo e indefinido que se supone anterior a la ordenación del cosmos.
2. m. Confusión, desorden.
3. m. Fís. y Mat. Comportamiento aparentemente errático e impredecible de algunos sistemas dinámicos, aunque su formulación matemática sea en principio determinista.

Caos

¿Caos = universo de relaciones, paradigmas desconocidos?

Soluciones: ¿Establecer la lógica de la nueva relación/conexión? ¿organizar el nuevo paradigma (en vez de luchar contra él)?

Ejemplo:

Millenials

– valor transparencia: transparencia en las tablas salariales y su aplicación práctica?

– presentismo vs. resultados: qué, calidad y un para cuándo coherente con la calidad exigida y los precios acordados)?

En definitiva … ¿desmotiva el “Caos” o lo que desmotiva es un entorno con reglas cambiantes en función de un rasero basado en filias o fobias? ¿o que un necio pilote el barco, entendiendo por necio, aquel que ha dado una clase de vela y piensa que ya sabe y minusvalora la experiencia de marineros expertos o se rodea de trepas u oculta problemas … o que lo pilote un mezquino o ….? En este sentido recomiendo la lectura del excelente artículo de Juan Pedro Sánchez:  ¿Motivación, se lleva a casa o la pone la empresa?.

Mostremos a estos perfiles lo que tienen que ganar desarrollando su empatía y volveremos a la “certeza”, porque aún en épocas de borrasca (crisis), un buen capitán tiene muchas más probabilidades de salir bien parado de una tormenta, supuestamente, perfecta, que uno que se haya preocupado de contratar a gente que no le haga sombra.

¿Y el “Caos” y la “Empatía“? ¿existe entre ellos algún tipo de relación?

Si el “Caos” deja de ser “caos” cuando establecemos conexiones lógicas para “todos” los “observadores”, necesitamos afrontarlo (caos y conexiones) libres de prejuicios y buscando la lógica ajena, frente a lo que tradicionalmente hacemos, querer comprenderlo desde nuestra propia lógica o bajo nuestros parámetros/creencias/convencionalismos (cuando no imponerlos), lo cual implica que, al ser una “competencia” que estamos desarrollando actualmente …

... traducido a comportamientos diarios, un desarrollo equilibrado [3.0] de nuestra “empatíaincorpora el “sentir con”, ponernos en su lugar, qué haría/necesitaría/me gustaría ¿cuál sería mi meta y mi foco? … si me viera en esa situación … ¿cuáles pueden ser las consecuencias de continuar con los parámetros actuales? … ¿qué me ayudaría a salir? … ¿y a esa persona?  …

Empatía

 …. e incorpora las preguntas, de forma que en vez de escuchar para rebatir o defendernos, escuchemos para comprender.

… diría que es probable que cuando nuestros “grandes teóricos” la pongan en práctica (la empatía) y en vez de “estudiarla”, la desarrollen en su día a día, comprendan sus conexiones e impactos y sepan transmitirlo…

… practicando las teorías que ya tenemos y actualizándolas ….

… siendo conscientes de que el “clasismo” y la “xenofobia” o la endogamia, son barreras al desarrollo, al aprendizaje, innovación y mejora …

… siendo conscientes de que a mayor diversidad de fuentes y de ideas, más probabilidad de establecer relaciones, posiciones y conexiones, hoy “irreconciliables” …

… mediante la “abertura” a nuevas ideas y profundizando en los “peros” … escuchando para comprender, no para ¿rebatir?

… con argumentaciones que sigan una lógica …

… construyendo culturas motivantes en sus propios entornos profesionales y privados …

….

… y en ese “desarrollo” se conviertan en líderes, obtengan resultados con sus equipos y sean referentes para otros, en 5 años pasaríamos de una economía de guerra, a una lúdica y de paz y el “Caos” como tal, dejaría de ser un “agujero negro”, para convertirse en una fuente de oportunidades.

La cuestión es cómo hacer llegar a ese 0,001% lo mucho que tienen que ganar, desarrollándola (la empatía), más que nada, porque solemos tirar balones fuera ante nuestra propia responsabilidad y hemos de comprender que para llegar a ello, es responsabilidad de todos aportar y aceptar, desde un punto de vista constructivo, no lo que quieren/queremos oír, sino diagnósticos coherentes con soluciones o alternativas, fáciles de llevar a cabo.

… y en el momento en que eso se produzca, seremos una locomotora humana de motivación ¿no os parece? ¿os motivaría trabajar sabiendo que vuestro trabajo es reconocido y que estáis ayudando a construir una sociedad mejor? Pues eso….

Ejemplo perfecto: La wikipedia.

¿Por qué puede fallar a nivel privado? Porque para que se lleve el mérito la empresa y, encima, me racanee el valor de mi trabajo … wikipedia.

En resumen, Motivación, Caos, Empatía  … Sinceramente creo que necesitamos menos teorías y aplicar, profundizar y actualizar las que ya tenemos.

¿Y vosotros? ¿Cuál es vuestra opinión?

—-

Crédito Imágenes (y artículos recomendables):

6 thoughts on “Motivación, Caos, Empatía ¿Relaciones imposibles?”

  1. Miquel Nadal dice:

    ¡Gracias a ti Mercedes! En eso que comentas estoy al 100%, ¡no hay nada más que decir! El poder de la práctica tiene un impacto mucho más alto que el de cualquier teoría. Aunque también es cierto que, como muy bien decía Kurt Lewin, “no hay nada más práctico que una buena teoría”, haha.

    De todos modos la ciencia de la complejidad tiene una aplicación bastante práctica también, y cada vez se está aplicando con resultados más que interesantes (y sorprendentes). Al ser una ciencia relativamente nueva, todavía le queda mucho margen de mejora. ¡Al tiempo!

    ¡Un abrazo!

    1. Mercedes HVdP dice:

      jjjjjjjjjjj … le diría a Kurt Lewin, basada en una buena práctica …. Ahora en serio, 100%, aquellas que se pueden entender a la primera su lógica, facilitan muchísimo su puesta en práctica y comprensión (en mi caso en concreto, Maslow).

      Seguro que sí! (no te rías de mí), pero convencida de que llegarán a la “ciencia de la ¿sencillecidad?” … porque a la postre, sea caos subjetivo, científico, complejidad …. lo único que indica es que aún desconocemos cómo funciona (quienes saben simplifican lo complejo) … y teniendo en cuenta que estamos en nuestros albores como humanidad, imagina todo lo que nos falta por desarrollar y descubrir :)

      Otro de vuelta Miquel y feliz fin de semana!

  2. Miquel Nadal dice:

    ¡Muchas gracias por la mención de nuevo, Mercedes! Menudo análisis que le has dedicado, hay motivación y caos para rato, haha : ) ¡Gran post!

    Me gustaría matizar un par de cosas para clarificar mejor el concepto de caoticidad (o dicho de forma más “correcta”, la ciencia de la complejidad).

    1) La caoticidad es una forma de ver los fenómenos, es decir, un paradigma dentro de la ciencia. Por lo tanto, simplemente aporta “otras gafas” a la hora de analizar y evaluar una misma situación. No es ni mejor ni peor que otras, pero nos aporta una visión (mucho más holística) que hasta ahora prácticamente no teníamos. Y además, añade métricas a fenómenos que antes eran muy difíciles de medir.

    Hasta ahora habíamos tenido una ciencia relativamente determinista, donde una cosa producía la otra (causa-efecto tradicional). No es que sea un enfoque bueno o malo per se, pero en muchas ocasiones se queda corto para identificar todos los elementos que tenemos sobre la mesa. Eso sí, la causa-efecto (positivismo) nos sirve para simplificar (además pedagógicamente es muy útil).

    2) Creo que es importante clarificar conceptos que pueden ser confusos (la motivación es un caso común). Un ejemplo en otra disciplina: médicos hay muchos así como maneras de curar una enfermedad. Ahora bien, seguro que (casi) todos los médicos del mundo se ponen de acuerdo en identificar qué es el hígado (o cualquier otro órgano). Otra cosa es qué método emplearán para tratarlo.

    Creo que en las ciencias soft (en otras palabras, las ciencias no exactas) carecen muchas veces de conceptos poco claros. Por ejemplo, una cosa sería la motivación (término a nivel popular) y la otra la motivación (definida científicamente). Con eso no quiero desprestigiar a la experiencia (¡para nada!), pero nos facilita la credibilidad de cara al público.

    ¡Un abrazo!

    1. Mercedes HVdP dice:

      Miquel, gracias a ti por tu aportación, como de costumbre grande!

      Estoy absolutamente de acuerdo contigo, sólo matizaría un tema, si bien es cierto que la teoría científica ayuda, el tema es que en muchas ocasiones (diría demasiadas) “se utiliza” para, precisamente, quedarse en la teoría.

      Al final, la mayor credibilidad ha de venir de practicar, sacar nuestras propias conclusiones y adaptar las teorías a nuestra personalidad y realidad. La teoría ha de servirnos para comenzar a buscar, ahora bien a partir de cierto momento, hemos de desarrollar la nuestra propia (teoría), basada en nuestra experiencia. Es decir, pasar del “entender” teórico, al comprender práctico.

      Lo dicho, muchas gracias por tu enriquecedor comentario!

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR