Debate en #AFAccion #INP: ¡Comprar es votar!

Nos encontramos en el ojo del huracan de la crisis, cada día nos enteramos de nuevos EREs, nuevos cierres de empresas y políticas económicas erráticas, dirigidas a mantener un “status quo” empresarial que se está comprobando claramente tóxico para el conjunto de la sociedad. Estamos sin referentes y los que se supone que debieran serlo, cada día nos sorprenden con nuevos actos que dejan, más si cabe, en entredicho su ya depreciado prestigio. Las grandes empresas hablan de cambio, responsabilidad social, valores y competencias pero ¿cuáles son sus actos? ¿se corresponden con lo que predican? En la mayor parte de ellas, cuando las observamos, comprobamos la profunda esquizofrenia existente entre dichos y hechos:

  • Brechas salariales de difícil justificación
  • Burocracias y procedimientos internos, que ralentizan su actividad
  • Externalización de actividades en países en desarrollo, en condiciones infrahumanas
  • Obsolescencia programada
  • Barreras de comunicación con sus clientes (robots telefónicos y 902s)
  • Publicidad engañosa
  • Prácticas medioambientales que arrasan el entorno
  • Prácticas empresariales que han esquilmado el mercado
  • ..

Empresas que a la hora de promocionarse y publicitarse no dudan en hablar de valores, ecología y responsabilidad social con tal de vender más o, en la situación actual, de seguir vendiendo.

Pero … ¿quién trabaja en esas empresas? ¿quién lleva a cabo las negociaciones con esos terceros países o empresas externalizadoras? ¿quién compra en esas empresas?

Nos hemos habituado a hablar en 3ª persona, de las empresas, de la sociedad, de las prácticas tan perjudiciales y nocivas que, entre todos, llevamos a cabo y de las cuales todos somos, en mayor o menor medida, responsables, alimentando una espiral que, en estos momentos, parece que tiene pocos visos de reinvertirse. Nuestras excusas son dos:

  1. Por un lado el miedo, el temor a quedarnos sin trabajo, el temor al cambio y al futuro, sin darnos cuenta que dicho temor alimenta a las “empresas” y “mercados” dinosaurio.
  2. Por otro la sensación de impotencia ante la magnitud de nuestro “adversario”.

Nos olvidamos que David venció a Goliat y lo venció con una honda dirigida a su “cabeza”. ¿Moraleja? ¿Inteligencia a fuerza bruta?

¿Cuál es nuestra fuerza? ¿cuál puede ser nuestra arma para vencer el sinsentido de la fuerza bruta de ciertas empresas y mercados? Tenemos varias pero, sobre todo, una: nuestra fuerza como “compradores”.

Acaba de surgir una iniciativa muy interesante que nos puede ayudar a reinvertir la espiral en la que nos hemos metido, premiando a empresas que sí son coherentes entre lo que predican y cómo actúan y convencer a muchas de que los valores sí son un valor al alza: Algo Falta Acción. Os invito a conocerla a través de este vídeo:

Y os invito al debate que vamos a mantener en twitter el próximo miércoles, 2 de noviembre, a las 19.00h (hora España peninsular) en los hashtags #AFAccion e #INP, con @AlgoFalta para que entre todos podamos profundizar sobre el tema, con @jivagos y conmigo, @MyKLogica, como moderadores.

Os esperamos

¡Comprar es votar!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies