Desarrollo competencial: Competencias de futuro

Competencias de futuro o estratégicas(M/L Plazo): Aquellas que posibilitan la consecución de metas y resultados a medio y largo plazo:

– Visión de futuro.
– Actuación e integración global.
– Autoliderazgo.

Cada competencia engloba 4 niveles o subconjuntos competenciales, que muestran los tipos de comportamientos y actitudes que se busca en los profesionales para su pleno desarrollo:

Visión de futuro:

Una empresa que desee alcanzar su visión estratégica necesita de profesionales comprometidos con su propio futuro, con metas propias, que sepan discriminar situaciones de aparente éxito presente y actúen en coherencia con su visión y valores (y la visión y los valores de la empresa).

Los profesionales con mayores logros son los que tienen claro qué desean conseguir y para qué.

1. Visión: Se proyecta en el futuro; tiene metas propias, lo cual le permite desestimar aportaciones inmediatas, en aras de mayores beneficios futuros.

2. Lógica y pensamiento abstracto: Capacidad de análisis, proyección y deducción de escenarios diversos y sus posibles impactos.

3. Utilización de la información: Profundiza en la información; sabe dónde buscarla y cómo utilizarla: maneja, relaciona, compara y discrimina.

4. Planificación: Capacidad de plasmar planes de acción y materializar ideas y proyectos a medio y largo plazo. Utiliza parámetros y variables diversos y complejos.

Actuación e integración global:

Capacidad de actuar en y con diferentes culturas, formas de actuar y de pensar y de identificar nuevas prácticas.

Una empresa cuyos profesionales desarrollan esta competencia, podrá prever cambios de mercado, mantenerse actualizada y competitiva.

El desarrollo de esta competencia en un profesional, le posibilita sacar mayor provecho de las experiencias, adelantarse a tendencias y prepararse para diferentes situaciones.

1. Respeto por las diferencias: Abierto a culturas y prácticas ajenas y diferentes a las propias. Sabe ver el potencial de lo diferente.

2. Identificación de buenas prácticas: identifica e integra prácticas ajenas en su propio entorno.

3. Creación de redes: Se relaciona de forma abierta y sabe crear vínculos profesionales y personales de presente y de futuro.

4. Observación del sector y del mercado: Observa y analiza de manera objetiva, prevé tendencias, maneja variables de sector y de mercado.

Autoliderazgo:

La empresa que potencia esta competencia posibilita desarrollar estructuras planas y con modelos de promoción y desarrollo horizontales dentro del propio puesto de trabajo.

Esta competencia es la base de los Equipos de Alto Rendimiento, equipos de profesionales autogestionados, motivados y altamente eficaces, que realizan su función de forma autónoma y desarrollan su liderazgo natural en las situaciones requeridas.

1. Autogestión/Responsabilidad: Es consecuente con sus actos y acciones; da respuesta a las necesidades y hace frente a las contingencias que surgen. Trabaja de forma autónoma.

2. Asertividad: Aporta su punto de vista, apreciando y valorando el de los demás. Busca puntos de vista ajenos y diferentes que le den nuevas perspectivas y que le permitan ampliar, modificar o ratificar las propias.

3. Mejora y aprendizaje: Se mantiene actualizado y en desarrollo continuo. Reflexiona, analiza y utiliza experiencias pasadas para aprender y mejorar.

4. Toma de decisiones: Toma decisiones teniendo en cuenta diferentes variables y puntos de vista, dentro de su área de conocimiento y responsabilidad. Discrimina situaciones y sabe cuándo utilizar el consenso y cuando es necesaria la toma de decisión directa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies